viernes, 7 de junio de 2013

La Cueva de Nerja despide al conservador por una falta muy grave #Maro #Nerja #Axarquia


El conservador de la Fundación Cueva de Nerja, D. Antonio Garrido, ha sido despedido por acuerdo de la junta plenaria celebrada con carácter extraordinario. El motivo es una falta "muy grave" por "manipular información" como miembro de los órganos de gobierno "con manifiesta intención de causar daño a la imagen y prestigio" de la institución.
Así, según han informado desde la Fundación a través de un comunicado, se le considera autor de una falta disciplinaria "de carácter muy grave por abuso de confianza en las gestiones encomendadas, deslealtad y transgresión de la buena fe contractual".
"Esta deslealtad y falsedad en sus afirmaciones la realiza manipulando la información que recibe como miembro de los órganos de gobierno, con manifiesta intención de causar daño a la imagen y prestigio de la Cueva de Nerja, difamando a la misma y creando un clima generalizado de crispación en la plantilla", han sostenido.
Esta decisión se ha adoptado por mayoría --12 votos a favor, cuatro en contra y la abstención del instructor-- una vez estudiado el expediente incoado por el secretario general de la Subdelegación del Gobierno en Málaga y miembro de la junta plenaria, Luis Carlos Abreu, "y una vez escuchadas las alegaciones del implicado y las aclaraciones realizadas a los miembros de la junta".
Todos los representantes de la junta plenaria han considerado la actuación del hasta ahora conservador como "reprobable y sancionable"; además de coincidir en que su falta "no puede quedar impune y que debe dejar formar parte de los órganos de gobierno de la Fundación".
En el comunicado se ha precisado que los miembros que han votado contra el despido lo han hecho por considerar que la sanción "es excesiva". En este sentido, un representante de la Junta de Andalucía propuso la alternativa que prevé el convenio colectivo de la Cueva, de suspensión de empleo y sueldo de 60 días, "aún reconociendo que se trataría de una sanción menor a la falta cometida".
El expediente se ha basado en su condición de miembro de la junta plenaria, de la comisión permanente, del Instituto de Investigación y la comisión científica. También se le ha reprobado su actitud profesional como conservador y arqueólogo de la Fundación.
Este es el segundo despido disciplinario acordado por la junta plenaria en los últimos años ya que en junio de 2011 se acordó el de la arqueóloga de la Fundación. En esa ocasión, denunció su despido pero el juzgado, según han precisado, lo estimó "procedente" y, aunque recurrió la sentencia, en julio de 2012 fue ratificada.